La 2, para una inmensa minoría

Friday, April 21, 2006

Saber y ganar; una alternativa al Informativo

Llegas cansado a tu casa de toda una mañana de trabajo y decides comer algo y poner la televisión. ¿Que es lo que hay? Toda una larga cola de informativos que repiten las mismas noticias pero cada uno con una forma propia de presentar, utilizando matices diferentes.
También destacamos la figura del presentador o la cara misma de las noticias, que sin duda es la protagonista de cada edición de informativos. Son muchas las veces que se escucha decir que cada vez hay menos objetividad o que no existe, a la hora de informar y de que la televisión española está parcializada desde el partido en el poder. Primero los que entran a gobernar y luego los que más tarde entrarán. Parece estar en el orden del día de todo gobierno recién instaurado destituir al director de RTVE, al de informativos… (aunque a algunos se les note menos).
Por eso para todos aquellos que critiquen la función que tienen hoy en día los telediarios o que simplemente no quieren digerir tal saturación de imágenes, qué mejor que sintonizar desde tu mando a distancia “saber y ganar” la otra alternativa de la franja horaria del mediodía; un programa de TVE , que emite La 2 de lunes a viernes y se define como un concurso cuyo objetivo es divulgar la cultura de una forma amena.

Un planeta casi desconocido, en el que reina el Conocimiento por encima de todas las cosas. En él predomina la tranquilidad, pues no hay nadie que pretenda luchar por el Centro de la Audiencia. En La 2, es cierto, se ofrecen infinidad de espacios culturales y educativos, e incluso hasta entretenidos, que no tienen cabida en otros canales por ser sólo plato de gusto de sectores minoritarios de la audiencia.
El programa “saber y ganar” ha tenido una fuerte repercusión y ha sabido compaginar cultura y buen humor. En él destacan los concursantes por encima de todo, y no es la suerte lo que les lleva a ganar el premio sino una modesta suma monetaria, que solo la perseverancia y el conocimiento pueden convrertir en grandes cifras.
Por otra parte los protagonistas del evento trascienden a la cotidianidad de los hogares que pasan a formar parte de los temas de conversación de los espectadores, como cuando hablamos de Gran Hermano; aunque aquí existe una gran diferencia. No hablamos de que “flojo" es o de que “no hace las tareas de la casa” sino de lo culto y sabio que puede llegar a ser una persona, hasta el punto de sobrecoger. Además los comentarios de Jordi Hurtado son sorprendentes e inesperados. El espectador se ve reconfortado por tan buen ambiente que siente la necesidad de seguir viendo el programa.

Para finalizar, no quiero decir con este artículo que no se vean los informativos o que se prohíban ¡válgame Dios!, pero para todo aquel que sienta la necesidad de “saber” y de no sentirse manipulado, puede tener la opción apropiada de escoger este programa para al menos, hacer bien la digestión.
Enlaces relacionados con este artículo: