La 2, para una inmensa minoría

Monday, March 20, 2006

El deporte Rey le mete otro gol a la cultura


Esta semana nos ha llamado tristemente la atención un estudio comparativo realizado por la revista Consumer en 1998 sobre las distintas cadenas de televisión y los contenidos que ofrecen sus informativos. La publicación ha analizado los contenidos de 543 telediarios emitidos en nuestro país a primera hora de la tarde y de la noche (los de más audiencia) en 13 canales de TV, nacionales y autonómicos, durante todos los días de cuatro semanas alternas. Los telediarios estudiados emitieron 9.321 noticias que supusieron una duración total de 367 horas, que fueron grabadas y analizadas por los técnicos de esta publicación especializada en información al consumidor. Hemos contrastado ese estudio con un reciente artículo publicado por "El mundo" sobre la creciente espectacularización de los telediarios.

La investigación se centró en las diferentes áreas de conocimiento que se retransmiten y en la incidencia en tiempo y titularidad de cada una de ellas. Así se recogieron las áreas de deporte, política, económico-financiero, social, meteorología, consumo y vida cotidiana, cultura, sucesos, terrorismo, sanidad y salud, medio ambiente, seguridad, ciencia, noticias de sociedad, medios de comunicación y loterías.

Hacer referencia a los datos obtenidos y a lo que eso supone significaría una profundización estadística ajena al motivo de exposición de este artículo. Cualquiera puede tener acceso, si lo desea, a esos datos en el enlace de la página web.

Nuestra verdadera inquietud reside, una vez más, en la saturación de información de segunda que se nos presenta como actualidad en los informativos, tanto de las cadenas públicas como privadas. La inversión de papeles, el vuelco que la información ha sufrido en los últimos tiempos.

Un deporte, ni tan siquiera el conjunto de ellos, es el que ocupa actualmente más de una cuarta parte de la información recibida diariamente.

La realidad es que una de cada cuatro personas mayores de 14 años (casi 10 millones de personas en España) reciben información de la actualidad exclusivamente de la televisión. Esto dota a los contenidos televisados de una influencia sobre el espectador que resulta innegable y como consecuencia el proceso de filtración que experimenta el televidente es practicamente nulo. Una carencia de contraste en el contenido y el formato de información digerida que nos proporciona la televisión hacen del espectador un sujeto sugestionable.

Y es precisamente aquí donde entra en juego la publicidad y la progresiva espectacularización que han sufrido los contenidos en los telediarios. El único resquicio de información útil que retransmite la televisión se está intoxicando ahora también de contenidos denominados "amarillos"; los mismos que hace unos años se despreciaban y eran propios de una programación sensacionalista hoy están tan extendidos en la parrilla que incluso hacen su aparición en los informativos con un escalofriante 8% del total del espacio.


Titulares sensacionalistas, noticias anecdóticas y más de 15 minutos de lesiones, fichajes y barbarie en los estadios han relegado a la cultura y la ciencia a un segundo plano, que pasa casi desapercibido para el espectador desentrenado informativamente hablando

Un nuevo caso de tremenda soledad en el que TVE2, y algunas cadenas autonómicas, se atreven a desafiar esta apabullante corriente televisiva. Es la única cadena en que la meteorología es predominante (17% del tiempo). El deporte, testimonial (3%). La cadena en que cultura, temas sociales, sanidad y medio ambiente tienen más cobertura. Ignora las loterías y dedica un moderado 6% en publicidad. El hecho de que emita solamente dos telediarios al día le proporciona también un nivel de calidad informativa que no puede garantizar una cadena como Telecinco que emite cinco al día.

Desde aquí sólo nos queda, una semana más lanzar una reflexión sobre la televisión contemporánea que tan compulsivamente consumimos y nuestra capacidad de selección y crítica. Agradeceremos cualquier comentario o sugerencia que queráis dejar en el blog.

Enlaces relacionados con este artículo

estudio revista Consumer 1998

estudios 2006